Cursos, diplomados y posgrados: La especialización en el mundo profesional, ¿por qué?

Cada vez que termina el año no es casual que la casilla de tu correo electrónico, el panel principal de alguna de tus redes sociales o la calle en donde habitualmente transitas se llene de publicidad para los profesionales. Nos referimos específicamente a los programas de estudios que ofrecen las más de 60 universidades que conforman la oferta académica en el país. “Tú puedes”, “Sigue estudiando para alcanzar el éxito”, “Aumenta tus redes de contacto” son solo algunos de los mensajes creativos que sintetizan la estrategia publicitaria de uno de los actuales negocios más importantes en educación superior… El área de posgrado.

En ConVocación reflexionamos constantemente sobre cómo opera el mercado de los profesionales y la continuación de estudios no es un tema menor, especialmente en el contexto de la precarización y falta de empleos. Cada vez es más determinante la especialización y la adquisición de nuevas herramientas para competir entre profesionales y así poder asegurarnos un puesto de trabajo.

Pero, ¿cuál es la verdadera necesidad de adquirir más conocimiento luego de titularnos?

Según los datos proporcionados por el Servicio de Información de Educación Superior (SIES), la matrícula de postgrado y postítulo ha experimentado un alto crecimiento. En 2018, la matrícula total de posgrados fue superior a los 46 mil estudiantes. El 87% corresponde a magísteres y el 13% a doctorados.

En los últimos 10 años ha habido un alza en el aumento de los postítulos en un  96%, lo que se debe principalmente al incremento de la matrícula en los diplomados. La matrícula total de postítulo fue de 27.528 estudiantes en 2018.

Para nuestra organización resultó fundamental analizar el por qué respecto de la adquisición de conocimiento. Como es un tema largo y profundo, creímos necesario empezar primero por reflexionar sobre el sentido que tiene continuar estudiando en una sociedad que enaltece el individualismo y resta a la capacidad de trabajar de manera articulada y por un propósito social y transformador.

Dicho lo anterior, compartimos cinco conceptos que nacieron a partir de las discusiones que como organización realizamos habitualmente y en donde están presentes las perspectivas y visiones de diversas disciplinas.

Interés por el conocimiento   

¿Por qué adquirir más conocimiento? La mayoría de los profesionales realizan estudios de postgrado porque buscan a través de los estudios ser más competitivos en el mercado laboral, junto con ello, alcanzar el éxito a través de la especialización. También existen aquellos que se ven en la obligación de realizar postgrados por exigencias del trabajo y otros que buscan suplir la precariedad de la formación que recibieron en pregrado y así tener más cualificación comprobable.

En Convocación eso nos parece preocupante porque la motivación por realizar un postgrado debería estar orientada al desarrollo profesional pero con un objetivo más amplio y relacionado con mejorar la capacidad para enfrentar cada vez más y con mayor fuerza los problemas e injusticias que vivimos como pueblo. Lamentablemente el mercado juega con la verdadera necesidad de capacitación y desarrollo de los profesionales.

El interés por el conocimiento para mejorar el trabajo es importante para todo el desarrollo de la sociedad y de sus profesionales, este elemento debería potenciarse por sobre la competencia y diferenciación que buscan este tipo de programas de estudio.

Beneficio o recompensa por el estudio

¿Qué ganamos luego de estudiar un postítulo? y ¿qué gana el pueblo? Muchos profesionales ven la continuidad de los estudios como un medio para alcanzar una recompensa económica. En ese sentido, el valor del conocimiento está subyugado al ingreso. Además, está presente la idea de que acceder a más estudios es solo el resultado del esfuerzo personal; es decir, se sigue validando la lógica meritocrática que en este modelo segregador beneficia a los más privilegiados. 

Como profesionales Convocación creemos que es indispensable cuestionar el sentido al momento de pensar en una opción de posgrado. No es coherente la lógica de especializarse y aprender más solo por beneficio económico. Debería buscarse un beneficio de desarrollo profesional con conciencia social, que aporte a transformar la sociedad, eliminando la explotación e injusticias.

Calidad y sentido (del conocimiento que entrega el postgrado)

¿Cómo opera la industria de los posgrados? ¿Tiene sentido que las universidades ofrezcan un gran número de programas de estudios? ¿a qué apuntan? La experiencia de diversos profesionales de nuestra organización nos lleva a pensar que el conocimiento que se entrega en las unidades de especialización de las universidades no siempre es el más adecuado, no cumple en muchos casos las expectativas ni responde a los problemas reales que enfrentamos los profesionales. Ello es principalmente por la mercantilización. Existe formación precarizada para la mayoría y de calidad solo para unos pocos. Los programas de estudio se venden según lo que los estudiantes puedan pagar hoy los que más tienen acceden al mejor conocimiento.

Además, como estamos en un sistema neoliberal de mercado, la educación en todas sus etapas se encuentra afectada por estas lógicas y por ello existe una pérdida de sentido de lo que estamos aprendiendo y una carencia en la orientación social del conocimiento y de la educación.

Debemos despertar porque tenemos que tomar decisiones de manera crítica frente al conocimiento y evaluar si efectivamente un postgrado entrega conocimiento o más bien es una certificación. Con ello, debemos tensionar preguntándonos ¿para qué sirve lo que estamos aprendiendo? ¿a quién le sirve? ¿al servicio de quién está este programa de estudios? ¿es transformador?

Por otra parte, es importante entender que el conocimiento por sí solo no basta para cambiar las condiciones de vida de las personas, para ello se requiere una organización y un proyecto político que enfrente las injusticias normalizadas que genera este sistema neoliberal.

Rol social (aporte a la sociedad)

Muchos profesionales buscan aprender para mejorar su desempeño y sentirse mejor capacitados, pero no debemos olvidar que tanto el conocimiento como el trabajo tienen un gran valor para la sociedad.

La crítica y construcción colectiva de conocimiento desde la academia y desde el trabajo profesional es muy importante, así como también la necesidad de planificar la formación y cantidad de profesionales que se requieren para aportar a resolver los problemas que vive este país. Aunque sin duda, esto último no basta para un cambio o transformación social, se requiere de la organización. Una organización que pueda llevar a cabo procesos de cambio, esto es crear propuestas para enfrentar el modelo actual que impone este trabajo y desarrollo sin sentido

Necesidad de un postgrado

¿Por qué estudiar un posgrado? ¿Estudiarás para ser exitoso, competitivo, aprovechar la oferta, mejorar tu sueldo, genera redes? ¿A qué precio? ¿Te endeudarás?

La educación continua en cualquier sistema social es un elemento importante para el desarrollo del trabajo; sin embargo, el sistema ha desvirtuado su sentido generando innumerables propuestas de educación continua para hacer un negocio, sin responder realmente  a necesidades de conocimiento, capacitación y desarrollo profesional. Por eso te instamos a que reflexiones críticamente, ¿es realmente necesario el postgrado o te sientes obligado, vacío, tu carrera y trabajo perdió sentido y la publicidad te convenció?