¿Consultorio Seguro?

Durante las últimas semanas ha sido noticia los hechos de violencia que se han producido al interior de los centros públicos de salud. Estos se pueden clasificar en dos tipos: aquellos producidos por problemas en la atención de salud, como la falta de oportunidades, las listas de espera, la escasez de recursos, entre otros, y los producidos por el contexto social en el que está inmerso el consultorio: la marginalidad, el narcotráfico, el abandono y las condiciones de vida indignas.

Ante estos hechos han reaccionado diversos actores, algunos con más fuerza que otros, pero al fin y al cabo, todos bajo el consenso impulsado por la institucionalidad, en el que el endurecimiento de las sanciones penales a quienes agredan a funcionarios públicos; más carabineros y guardias de seguridad y la incorporación de tecnologías y alarmas se proponen como la solución a estos problemas.

Los funcionarios de la atención primaria han realizado manifestaciones y paros, buscan hacer frente a la inseguridad en sus lugares de trabajo, con molestia y frustración, por las precarias condiciones laborales. Se tensiona la relación con los usuarios y se produce una distancia aún mayor, se pierde el sentido del trabajo y empieza a rondar la idea de dejar el sistema público.

Los usuarios se muestran pasivos y se generan reacciones individuales por la falta de atención, el miedo, la inseguridad y la frustración de ver cómo sus problemas de salud no se solucionan, y con la sensación de que los paros no aportan en aquello.

Los gremios como el Colegio Médico o la CONFUSAM en tanto, caen en el juego de la institucionalidad y el gremialismo, poniendo como tema central en sus demandas la seguridad y dejando de lado los problemas de fondo de la salud pública.

La prensa “aporta al debate” mostrando hechos críticos, violencia, malas condiciones en la atención, las largas listas de espera, y otros antecedentes.. Si bien son hechos reales, buscan con esto deslegitimar la salud pública y abrirle paso al privado.

Sea cual sea el tipo de violencia, en ningún caso se habla del problema de fondo: la precarización de la salud pública, específicamente de la Atención Primaria de Salud, y las condiciones sociales y materiales de marginalidad y miseria en las poblaciones en las que se emplaza. Todo esto dado por el abandono del Estado que le abre paso al millonario negocio de la salud.

Mientras el Estado le compra cada vez más camas a las grandes empresas de salud privada, los CESFAM no tienen recursos para atender a toda la población inscrita, muchos están sobrepasados en más del doble de su capacidad, no hay boxes para que todos los profesionales puedan atender y siempre está presente la falta de insumos e incluso, carencia de medicamentos de uso frecuente. La creación de planes de seguridad o las medidas de resguardo no son suficientes ya que el problema de la violencia va a seguir, mientras los centros de salud no tengan las condiciones para brindar una atención digna al pueblo.

Además, el contexto social que rodea a cada consultorio no se resuelve poniendo más fuerzas policiales, que aísla aún más al consultorio de las personas, sino que haciéndose cargo de la miseria que le toca vivir al pueblo. De otra forma no habrá Aula ni Consultorio ni Población Segura, y mucho menos digna.

El responsable de todo esto y principal violentador de los profesionales, de los trabajadores de la salud en general y de los usuarios es el Estado, que con sus leyes y política buscan precarizar y privatizar cada vez más la salud. El foco del negocio está puesto en el enriquecimiento a partir de las enfermedades del pueblo. Los profesionales se escandalizan con los actos de violencia, pero nada se dice de la violencia estructural que provoca el Estado sobre todos y todas.

Hoy no existe una alternativa que plantee el problema de fondo y que genere fuerza capaz de poner la salud del pueblo como prioridad. Ahí es donde entran los profesionales ConVocación.

Ante la violencia del Estado, los profesionales ConVocación nos organizamos para transformar la salud de la población.

Sin título-1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s